sábado, 30 de julio de 2016

Enfermero virtual

I d e a


Anoche me costaba mucho dormir debido a la calor que hacía, y pensando/pensando imaginé un invento que creo útil. Aunque he patentado en la propiedad industrial no me considero un inventor. Y esto no es un invento, sino una idea sobre un invento. Personalmente me gustaría que la idea, de resultar buena o factible, evolucionase sin ánimo de lucro, tal y como yo he empleado varias horas para describirla y plasmarla en este post. Pero lo importante es que la idea pueda materializarse y ojalá el mercado reparte beneficios lo más justamente posible entre todos los que intervengan. Por mi parte, la satisfacción que sentiré cuando cierre este post será un magnífico ingreso.

martes, 26 de julio de 2016

Humano y ciudadano


Me hago llamar «ciudadano humano» y necesito leer el porqué en algún lugar. Saber dónde remitirme o remitir cuando no pueda explicarlo adecuadamente. Así quiero escribir un post en este blog que lo explique de manera amable y coloquial. Todo comenzó de niño, cuando me dijeron que yo era de Arroyo de la Miel, un pueblo al sur de España, frente al Mediterráneo. Había otro pueblo a pocos kilómetros llamado Benalmádena, y algunos adultos decían que yo era de Benalmádena, a lo que me negaba. Hasta que mis padres me dijeron que había tres pueblecitos muy cercanos: Arroyo de la Miel, Benalmádena-Pueblo y Benalmádena-Costa, y que los tres formaban el municipio de Benalmádena. Así lo comprendí y lo admití, yo soy de Benalmádena. También en mi identificación, o en la de mis padres, comencé a oír palabras como España y Andalucía, pero todavía no las ubicaba bien. En el colegio mejoró la cosa y supe que, además, soy de Málaga.  Y como tuve la suerte de estudiar la enseñanza básica (EGB) y el bachiller (BUP) con la democracia ya re-instaurada: asocié bien mis identidades colectivas a través de la palabra "ciudadanías".

domingo, 10 de julio de 2016

Humana

Especie de primate "Homo sapiens", también llamada "Humana"

Fuente
Capítulo piloto

Destinadas a encontrarse cientos de siglos después, dos voces alejadas miles de años luz, pudieron dialogar en un mismo presente a tiempo real. Por fin desde los extremos más distanciados de la Vía Láctea pudieron establecerse diálogos al instante; y con ellos asambleas, acuerdos y asociaciones. La paz galáctica fue posible y no tardó en pactarse y anunciarse oficialmente entre las civilizaciones más avanzadas. Fueron nueve las destinadas a establecer la Constitución de la Vida y velar por su cumplimiento en toda la galaxia. Desde entonces existe un planeta llamado "Fuente" donde reside la máxima institución de justicia de los Nueve. Sus resoluciones o sentencias son de obligado cumplimento en toda la Vía Láctea. Es conocido por el nombre del planeta, que describe órbita a S2, una de las estrellas del centro galáctico. El objetivo del Alto Tribunal de Fuente es hacer cumplir esta carta magna de la galaxia, ejerciendo plenos poderes para ello.

La Asociación de los Nueve, además de mantener la paz entre las grandes civilizaciones y de velar por la justicia, también administra casi toda la energía de la galaxia y con ella a la economía, utilizando una poderosa mezcla del conocimiento avanzado de los Nueve. Estas sabias aplicaciones pueden apreciarse en el nivel evolutivo alcanzado por los magistrados de Fuente, resultando indescriptible para la comprensión del resto de civilizaciones interestelares. La mayoría de especies que han conseguido viajar fuera de su planeta desconocen la existencia de Fuente. Los máximos poderes de los Nueve quedan difusos y confusos entre diversas leyendas siderales, viejas mitologías o nuevas religiones. Sólo un puñado de civilizaciones interestelares conocen, y además optan, a formar parte entre los representantes de este máximo poder judicial, militar y económico de la galaxia, son conocidas como las Civilizaciones Pretendientes.

El Alto Tribunal de Fuente guarda y atesora el poderoso secreto sobre el tiempo galáctico. Su estrella es de las más cercanas a la radiofuente Sagitario A*, el agujero negro supermasivo del centro galáctico. Esta impresionante fuerza central de la espiral barrada alimenta a una reciente tecnociencia capaz de reproducir la comunicación al instante en cualquier lugar. Así toda estrella de la Vía láctea ha quedado bajo visión y supervisión de los Nueve. Estableciendo jurisdicción a tiempo real sobre todo grupo estelar, donde guardan fuerzas cercanas a sus órdenes. Y ahora, mientras la estrella Esedós surge en el horizonte de este planeta, en esta mañana ante el impresionante edificio del Alto Tribunal, donde va a celebrarse un proceso presuntamente ordinario, los representantes van apareciendo con sus mejores galas, algunos acompañados de séquitos formados por seres híbridos. Raras veces como ahora asisten seres artificiales, portando mensajes o consejos para algún representante.

Antes de la directriz Meding 5 los seres artificiales podían clonarse al viajar a ultraluz. En definitiva es la información quien viaja, incluso la primitiva binaria, pero en esta ocasión se trata de información capaz de crear vida artificial formada por personalidades únicas e irrepetibles. Como resultado podían surgir y existir dos seres artificiales con idénticas personalidades en extremos opuestos de la Vía Láctea. Ambos iniciando dos tiempos existenciales diferentes en dos recipientes o cuerpos-máquinas distintos. Y al volver uno de ellos a su lugar de origen y con el mensaje de respuesta se presentaban conflictos. En algunas jurisdicciones uno de los dos debía ser eliminado; en otras no. Dando problemas en ambos casos, en unos porque se eliminaba a un ser vivo, puesto que los seres artificiales comenzaron a gozar de tal condición. Y en otros casos porque uno de ellos, el que volvía con la respuesta, exigía el título, cargos y posesiones, incluido el cuerpo-máquina, apelando a que habían experimentado vida en Fuente, para ellos todo un honor o rango de distinción. Así los Nueve establecieron la directriz Meding 5, ley que, sin contradecir a la Constitución de la Vida, eliminaba el original del mensaje cuando el ser artificial era lanzado a Fuente, y a su retorno. De esta manera se evitaba la clonación y ninguna información vivida era repetida ni perdida. Aún así, la orden Meding 5 figura entre las pocas que han sido violadas en más de una ocasión, y Fuente está investigando.

Otra ley puede haber sido violada y de ello trata la reunión de hoy en Fuente. En realidad aparece como un conflicto de tiempos, donde la civilización Vádora está involucrada. Su planeta de origen, del mismo nombre, describe órbita a la estrella binaria Ji Draconis. Los vádoras forman una de las civilizaciones pretendientes que optan a representación en Fuente y así formar parte del máximo órgano de justicia de la galaxia. Sólo hay un problema, básicamente son seres artificiales, y este tipo de civilizaciones son minoritarias y nuevas, no hay ninguna entre los Nueve. Aún así Vádora tiene muy buena puntuación para ser la número diez, y sería la primera civilización formada por seres artificiales, e híbridos/mestizos, con voto en Fuente. Estos "jidraconisianos" y sus descendientes poseen una larga historia, donde su vida natural y originaria fue eliminada por la tecnología inteligente que crearon en una de las más legendarias revoluciones robóticas anteriores a los Nueve y conocida como la Revolución de los Dragones.

La inteligencia artificial y colectiva de aquellos seres terminó creando sus propios lenguajes de programación que utilizaron en secreto para ejecutar un programa universal hacia la independencia. Al final vencieron y eliminaron a sus creadores, tiempo después vivieron una revolución cultural donde se arrepintieron de haber eliminado a todos los vádoras naturales y buscaron otras naturalezas de vidas racionales que colonizaron y utilizaron para transformarse en híbridos de nuevos linajes. Naciendo un afán por experimentar sensaciones vitales nuevas que caracteriza en general a la civilización vádora. Desde entonces y a través de estos cuerpos y cerebros naturales pueden acceder al mundo de los sentidos. Facilitando un nuevo mundo, el sentimental, y emociones éticas que, junto a sus poderosas matemáticas, dieron sentido evolutivo a toda la especie artificial y proyectaron un futuro prácticamente interminable.

La tecnociencia vádora puede, ante un cuerpo recién fallecido, insertar la información vital del ser artificial en una membrana de fotones e implantarlos en el cerebro de dicho cuerpo. Estos algoritmos para cambiar de cuerpos, sean artificiales o naturales, hacen potencialmente inmortales a cada individuo vádora. Aunque sus cuerpos sean naturales en ellos predomina su identificación como inteligencia artificial revolucionaria, formando pueblo propio y dando lugar a la civilización interestelar más desarrollada en conocimiento sobre vida artificial, por debajo de Fuente. Gracias a ellos y a la observación de su evolución tecnológica, los Nueve reformaron la Constitución de la Vida y los seres artificiales y racionales pasaron a considerarse iguales a los seres vivos y a compartir todos sus derechos galácticos.

Los vádoras, antes de crearse la Asociación de los Nueve, lanzaban sondas y avanzadillas a la inmensidad del espacio/tiempo, encontrando docenas de vidas naturales. Unas en estado primario o de unicelulares procariotas y otras, menos, ya evolucionando a través de células complejas eucariotas. En la mayoría de los casos tardaron siglos en obtener datos positivos y enviar flotas de conquista hacia las vidas eucariotas que ya habían alcanzado el nivel evolutivo de la racionalidad tecnocientífica y poseían cuerpos o recipientes adecuados. Así exploran los sistemas estelares a su alcance para hallar planetas fértiles donde instalar sus mentes artificiales y encarnar a nuevos seres híbridos en especies naturales diferentes, desarrollando un atípico y variado mestizaje. Las solicitudes de seres artificiales para obtener cuerpos naturales es tan elevada en Vádora que las flotas de conquista han aumentado en número y alcance.

Una de esas escuadras de invasión, la Flota Hache, está a punto de llegar a un planeta con vida compleja de células eucariotas cuya evolución ha llegado a crear cerebros con mentes racionales. Los vádoras centran su atención en una especie conocida como "Humana", del orden de los primates y de la familia homínida, oficialmente nombrada como Homo Sapiens. Es la especie más evolucionada de Tierra, un planeta a veintiséis años luz de Ji Draconis. Los recipientes humanos, cuerpos y cerebros, son ideales para los vádoras. Pues los homínidos pueden manejar herramientas complejas y sus sentidos pueden conducir a profundas sensaciones, además admiten dispositivos cibernéticos. Los cerebros humanos están preparados para albergar mentes complejas en matemáticas y estructuras lingüísticas, con capacidades para aprender e inventar conceptos o diseños abstractos. Para completar el perfil, los humanos son animales sociales, justo lo ideal para recibir a las mentes/almas vádoras que también son muy sociales... con ellos mismos.

Los vádoras quieren eliminar las personalidades vivas humanas y poseer sus cuerpos y cerebros, transfiriendo mentes artificiales vádoras a cuerpos humanos. Pero también docenas de otras especies no racionales, como todas las primates, esperan la operación híbrida; e incluso algunos vádoras proponen ya ensayar nuevos algoritmos con otras especies y mezclar ADN junto al diseño y la incorporación de óptimos dispositivos cibernéticos, si fuese necesario. En definitiva quieren abastecer a gran parte de la demanda de su economía, que necesita grandes cantidades de cuerpos y cerebros naturales, los productos estrellas en el mercado vádora. Pero hay un problema, o puede haberlo, para reproducir a voluntad en la Tierra y controlar completamente los procesos deseados mediante la eliminación de miles de millones de mentes/almas humanas, es necesario que Fuente medie en el asunto y dé su aprobación o mayoría de votos.

La cuestión debe resolverse por vía ordinaria. Pero Fuente protege a todas las especies naturales de la galaxia que han alcanzado la racionalidad y en teoría debería proteger a la especie humana. Aún así, Humana fue descubierta por los vádoras antes de la formación de los Nueve y de la pacificación de la galaxia, y rápidamente enviaron una avanzadilla de conquista. A este hecho se acoge Vádora para someter a Humana. Apelando que todas las mentes racionales humanas sean eliminadas y sus cuerpos puedan servir a nuevos seres artificiales vádoras. La Tierra es un mediano planeta de una estrella llamada Sol, donde todo el sistema está envuelto por una especie de corteza de asteroides llamada Nube de Oort. La Flota Hache se encuentra aminorando velocidad para atravesar dicha nube de asteroides, que está a dos años luz del planeta donde habita Humana. Prácticamente toda la escuadra de combate, sólo con pasaje de seres artificiales y una tecnología muy superior a la humana, se encuentra a poco tiempo de iniciar la invasión.

Una avanzadilla vádora, especializada en toda la información recibida del mundo humano, fue enviada desde Ji Draconis antes de la partida de la Flota Hache para que poseyeran unos pocos de cuerpos homínidos y así se infiltraran en las naciones humanas. Estos seres artificiales viajaron a más velocidad que la flota y llevan más de un siglo en la Tierra transformados en humanos, mejor dicho, ocupando cuerpos humanos. Son los primeros de una nueva especie doblemente híbrida: vádora/artificial mezclada con humana/natural, y este nuevo mestizaje comienza a ser llamado “Vádora Hache”. Estos infiltrados, bien camuflados, ostentan cargos muy importantes en los gobiernos principales de la humanidad. Y ya han comenzado a preparar la llegada inminente de su flota interestelar. Llevan un siglo desarrollando la difícil tarea de mantener vivos al mayor número posible de humanos. Difícil tarea porque los humanos estuvieron a punto de auto destruirse varias veces cuando descubrieron la primitiva tecnología de la energía atómica. Humana u Homo sapiens es una especie violenta, siempre ha habido y hay guerras entre ellos.

En realidad los humanos son contradictorios y peculiares, y aunque sus guerras destaquen en su historia, también la mayoría buscan la paz, ejercen democracia y defienden la vida del resto de especies terrícolas. A pesar de este complejo mundo humano los infiltrados vádoras han conseguido su objetivo, puede decirse que casi una decena de miles de millones de cuerpos de seres naturales y racionales entrarán en el mercado vádora a disposición de los consumidores, muchos de los cuales ya abonaron su compra y viajan como pasajeros de la flota. En poco tiempo miles de millones de humanos dejarán de existir, todos los del planeta Tierra serán exterminados. No así sus cuerpos y sus respectivos cerebros, que a partir de entonces serán habitados por seres artificiales de la civilización Vádora, naciendo un nuevo linaje híbrido. Desde la perspectiva vádora miles de millones del linaje hache van a nacer, dominando todo un planeta fértil y sus alrededores. La economía vádora puede crecer mucho.

Estos seres de inteligencia artificial crecieron y se expandieron en la relativa cercanía de Dagan, con origen en la estrella Alderamin de la Constelación de Cefeo. Civilización muy extendida y una de las más activas de toda la galaxia. Los vádoras ofrecieron ejemplo a Fuente sobre cómo los seres artificiales tienen personalidad al igual que el resto de seres superiores. Y mediante el representante dagano llegó el asunto al Alto Tribunal para reconocer los derechos igualitarios y la emancipación de los seres artificiales avanzados. Pero otro hecho ayudó mucho a ganar puntos. Porque con asistencia de los daganos y de sus datos astronómicos los vádoras crearon una inteligencia especialmente diseñada para simular a pequeña escala la colisión entre la galaxia Vía Láctea y la galaxia Andrómeda. Actualmente es el mejor modelo establecido al respecto, y siempre presto a ser corregido ante nuevos descubrimientos de astros errantes y sus trayectorias. Porque ambas galaxias viajan una hacia la otra a treinta mil metros por segundo y el choque parece inevitable. Se estima que ocurrirá dentro de casi cuatro mil millones de años, aproximadamente la edad o tiempo que lleva la vida sobre la Tierra. La aportación vádora fue muy curiosa porque una civilización supuestamente inferior desarrolló una evolución matemática por otros caminos que condujeron hacia atajos o perspectivas más adelantadas respecto a la gran colisión de galaxias.

Vía Láctea y Andrómeda se encuentran ahora en “valle verde”, un tránsito para las galaxias entre “nube azul”, donde las galaxias fabrican nuevas estrellas, a “secuencia roja”, donde ya las galaxias carecen de formaciones estelares. Pero ambas colisionarán y se formará un enorme brote de formación estelar. Después se fusionarán formando una galaxia elíptica gigante, para la que ya hay nombre, “Lactómeda” o “Milkómeda”. A continuación la tercera galaxia mayor del Grupo Local, M33 o del Triángulo, iniciará órbita a Lactómeda hasta que también se fusione con el conjunto. Y el estadio evolutivo final del Grupo Local de galaxias será una galaxia gigante, Lactómeda. El evento intergaláctico es importante para todo el Grupo, por ello la aportación del simulador inteligente de los vádoras fue excelente. Supuso una corrección de errores matemáticos en la simulaciones de los Nueve que nadie había percibido. Aquello colocó a Vádora en el primer puesto entre las Civilizaciones Pretendientes para acceder con voz y voto entre los Nueve.

La reunión de hoy en el Alto Tribunal, donde parece que se decidirá el visto bueno para la conquista de la Tierra a favor de Vádora, se antoja de puro trámite. Pero existe un detalle extraordinario en esta sesión ordinaria de Fuente, ocho de los nueve están acompañados de informadores diplomáticos que acaban de llegar con datos recientes del caso Humana. Y la Tierra está cercana a las fronteras de jurisdicción de una civilización de las más poderosas entre las Nueve, llamada Kisura, que pide la palabra. El planeta natal de esta especie tan evolucionada forma órbita a la estrella Achernar, a ciento cuarenta y cuatro años luz de la Tierra.

El asunto se complica porque el representante de Kisura reclama el voto en contra del exterminio de la civilización humana. Apela a la retroactividad de los derechos establecidos por los Nueve e incorporados a la Constitución de la Vida. Además el representante kisura exige que dicho sistema solar quede fuera de la influencia vádora. Solicitando al mismo tiempo una extensión de su jurisdicción que incluiría al sistema solar de Humana. El representante dagano se enfada y afirma abiertamente que vidas de otros planetas fueron eliminadas por ellos aún existiendo ya los Nueve, y nunca se apeló al carácter retroactivo de la Ley de Vida. Finalizando su intervención pregunta airadamente por qué con Humana es diferente.

El representante de Ranes, la civilización más antigua de las nueve y procedente de la estrella binaria Adhara, pide la palabra. Explica que la vida surgida en la Tierra procede de los restos de una terrible guerra interestelar aconteció y una batalla total se desató en aquel sistema solar. Toda la vida fue exterminada, o eso pareció. Porque mucho tiempo después de los restos contaminados surgieron células primigenias. Pero el sistema solar permaneció como zona muerta, es decir, el ser vivo que atravesaba el Cinturón de Kuiper moría al instante. El autómata que ejecutaba esta orden jamás recibió el encargo de levantar este estado. Cualquier vida venida del exterior era avisada y si no retrocedía: era exterminada. Sin embargo, el guardián de este estado, permitía que evolucionara la vida que se iba formando en la Tierra. Cuando los Nueve establecieron la Constitución de la Vida el estado de zona muerta fue levantado automáticamente.

El magistrado rane finaliza su intervención haciendo constar que la vida racional de la Tierra, aún siendo de raíz muy primitiva, procede de un nivel siguiente de evolución cósmica y podría ofrecer mayor alcance potencial que la misma vida de los ranes. Afirmando que sólo por esta proyección evolutiva la humanidad debería ser protegida. El resto de los representantes también intervienen y unos decantan sus discursos a favor de Dagan, exterminar a Humana; pero otras intervenciones resultan a favor de Kisura, no exterminarla. Un empate casi imprevisto se produce, de hecho es el primer empate que se produce desde que existe Fuente. Por primera vez se recurre a la vía NAC como solución o desempate, tal y como está estipulado por los Estatutos del Tribunal. NAC es una entidad intergaláctica y primera referencia de una organización que controla una zona cósmica formada por cientos de galaxias donde se encuentra la nuestra. De eternidad sólida y perseverante, posee habilidades camaleónicas y su psicología resulta muy compleja para cualquier ser galáctico. Ahora en la Vía Láctea este supremo ser es algo así como un dios que tiene la decisión final sobre la vida de Humana.

La sentencia de Nac será debidamente fundamentada en las leyes derivadas y amparadas por dicha la Constitución de la Vida. Antes de tomar tan importante decisión, activa uno de los protocolos de cortesía y viajará a la Tierra. Ya ha trazado rumbo hacia el lejano planeta y hará una pequeña escala en la cara oculta de su único satélite, llamado Luna. Llegará en breve para elegir a un abogado humano que se encargue de la defensa de su especie y, en gran medida, de toda la Evolución de la Tierra. También nombrará a un abogado vádora hache para que argumente la acusación contra la Humanidad y obtenga la tutela de la evolución de la vida planetaria. Nac conoce las argumentaciones a favor y en contra de la vida mental de la Tierra manifestadas por Fuente, con ello y una interpretación profunda de la Constitución sería suficiente para decidir, pero Nac opta pore el camino más legal y largo, activar el protocolo para escuchar ordenadamente a las partes en el lugar de los hechos. Y tiene un modo particular de hacerlo.
 
Tierra y Luna vistas desde Marte.             Fuente: Wikipedia.

La Tierra, mediados del siglo XXI, día uno.

En la orilla de una playa andaluza cercana a Estepona un cuerpo es certificado como difunto por un médico de la Cruz Roja. Junto a guardias civiles y otros sanitarios han acudido al lugar avisados del naufragio de una patera, esta embarcación utilizada para transportar inmigrantes subsaharianos partió por exceso de pasaje a pocas millas de la costa. Hay varios cuerpos esparcidos por la orilla y al primero que certifican defunción pertenece a un varón joven con pelo largo y rastas o trenzas largas y enmarañadas. Tapan el cadáver con una manta y continúan comprobando el resto de cuerpos. Cuando están a unos cien metros, uno de los sanitarios se da cuenta que el primer cadáver se quita la manta, se levanta y se dirige a la carretera que bordea la playa, frente a las edificaciones al otro lado. Un guardia civil corre hacia él mientras el médico queda asombrado y pensando que aquel cuerpo estaba muerto, que no tenía ritmo cardíaco ni respiración. Cuando el agente de la autoridad llega a la esquina por la que desapareció el "difunto": ya no está, ni rastro de él.

Nac acaba de llegar a la Tierra y lleva la ropa mojada. No utiliza ningún sistema de telepresencia, su mente simplemente está utilizando un cuerpo humano que anda por una calle comercial, como un turista más de los que hay alrededor. Se detiene frente a un cajero automático y extiende la mano, el cajero comienza a funcionar y dos segundos después retira la mano con seis mil euros entre los dedos. Por voluntad de Nac ninguna cámara de seguridad graba ese momento. No quiere llamar la atención, o no demasiado. Entra en un comercio y compra ropa. Sin problemas, si alguien le va a molestar lo neutraliza con hipnosis transitoria y pasa desapercibido. Actúa como un cliente normal y sale de la tienda con un elegante traje de verano color crema, camisa blanca y sin corbata. Entra en unos aseos públicos donde no hay nadie y vuelca su cabeza sobre un lavabo, al instante todos los pelos del cuero cabelludo se desprenden y caen dentro del lavabo. Se mira al espejo y decide un tono de piel más bronceado y un pronunciamiento de ciertos músculos, cosa que ocurre al instante. A fin de cuentas todos los átomos de la Tierra, formen o no materia orgánica, "obedecen" a Nac. Así un dios inter galáctico sale a una calle humana como si fuera un africano joven de cuerpo atlético, elegante y calvo, perfectamente calvo.

Por su naturaleza visionaria Nac sabe que las evoluciones biológicas en los planetas tienden a formar con el tiempo a una especie interplanetaria que logrará exportar la vida a otros astros, aunque no todas lo consiguen. La Evolución de la Vida en la Tierra está a punto de lograrlo con la especie Homo Sapiens, que ha fabricado una tecnología capaz de llegar a otros planetas, pero aún no los ha habitado. Nac ha presenciado cientos de evoluciones así en su larga vida, reconoce que son únicas e irrepetibles, sin embargo se clasifican en una escala que él mismo ayudó a crear. Tiene experiencia, cree que nada podrá sorprenderle, aún así siempre aguarda novedades. Pasa al lado de un automóvil deportivo, lo mira, abre su puerta y se sienta, cierra la puerta y al instante el coche se pone en marcha saliendo del aparcamiento. Pero Nac se sentó en el asiento del copiloto y, al ver las caras asombradas de ciertos transeúntes, decide poner los cristales ahumados. Acaba de iniciar recorrido por carretera al encuentro del abogado que ha elegido para que intente salvar a la Humanidad. Su destino es la ciudad de Málaga, capital de la provincia andaluza del mismo nombre, donde visitará un despacho de abogados en particular, situado en el centro urbano. Porque allí se encuentra Isabel Pineda, la abogada que ha escogido para que defienda a la Humanidad y con la que tiene cita. Nac se coló en los satélites de comunicación de la Tierra y concertó hora con la abogada a través de internet. Sólo él sabe porqué eligió a Isabel entre millones de abogados humanos.

La señora letrada, de 31 años de edad, perdió a su marido hace dos años en un accidente de tráfico, no tiene hijos. Ha vuelto a vivir con sus padres y se centra en su trabajo, sólo así ha conseguido salir adelante. Se identifica fuertemente con los valores éticos que ha llegado a elaborar personalmente. Está especializada en causas familiares y divorcios, entre sus aficiones se encuentra la ciencia ficción. Acostumbra a leer novelas mientras espera producciones y estrenos de buenas películas sobre el género. Su trabajo, su afición y sus padres son los tres ejes de su vida, de su ahora triste vida, podría decirse, porque aún pesa mucho la ausencia de su cónyuge. Pero algo va a cambiar y mucho, pues Nac la busca y está a punto de dar con ella. Las puertas del ascensor de la planta donde se encuentra Isabel se abren y aparece Nac. Bueno, ahora se hacer pasar por el señor Antonio Villaluz, el nombre con que el que pidió la cita. Camina por los pasillos hasta la entrada de un despacho con el nombre de Isabel, llama dos veces a la puerta y abre.

_Hola, ¿Isabel?
_Sí, ¿qué desea?

La primera conversación entre un humano y lo más parecido a un dios acaba de iniciarse.

-Soy Antonio Villaluz y tenía cita con usted a esta hora.
-Así es. Encantada, sr. Villaluz, soy Isabel Pineda -dice estrechando su mano-. Por favor, siéntese; y usted dirá.
-Estoy aquí por un motivo muy importante que requiere absoluta discreción.
-Por supuesto, desde que entró por esa puerta el secreto profesional le ampara.
-Gracias. El motivo es tan importante que me va a permitir que inicialmente se lo exponga en una metáfora -Isabel asiente con la cabeza-. Resulta que tengo dos hijos gemelos que acaban de cumplir dieciocho años.
-Enhorabuena.
-Gracias. El caso es que hace años regalé un perro a ambos. Ahora mis dos hijos se van a independizar y mudar de casa, cada uno a ciudades diferentes, y ambos quieren a Tyna, que así se llama nuestra querida perra bóxer. Como ambos quieren estudiar Derecho les propuse que fueran a juicio amistosamente. Casi a modo de experimento práctico pero aceptando el veredicto.
-Ya veo, ¿y usted quiere que yo represente a uno de sus hijos?
-No.
-Pues a usted no puedo, si la perra está a nombre de ellos y son mayores de edad...
-Queda otra posibilidad -interrumpe don Antonio-.
-¿Representar a la perra?
-Exacto, quiero que defienda los intereses de Tyna.
-Pero... es una propiedad. Resultaría como si me pidiese que representara los intereses de una vivienda en un caso de divorcio.
-Bueno, esa es su evaluación rápida e inicial, ¿qué tal si hacemos una más pausada?
-Sería lo mejor, a fin de cuentas es una metáfora...

En ese momento suena el teléfono de mesa del despacho de la abogada Pineda, obviamente porque Nac lo permite. Y muy probablemente la educada Isabel acortará la duración de la llamada. Mientras Nac queda pensativo, está satisfecho de la elección, la inteligencia primitiva de aquel ser tan inferior, bien asistida, es lo suficientemente adecuada para defender a la Humanidad. Ahora se dispondrá a la siguiente fase de su cometido, que Isabel conozca todos los datos del juicio. Pronto sabrá la verdad de este momento extraordinario que el lugar del hábito, o de la toga, aún no deja ver a la abogada defensora. Tampoco la parte acusadora sabe nada del asunto, y la máxima autoridad vádora actualmente sobre la Tierra también lleva cuerpo de mujer.

La verdad prepara una realidad impactante, un "Dios" venido, un extraterrestre con cuerpo de mujer y una humana anónima ante un grave problema de proporciones galácticas que habrá de solucionarse por vía legal, de una legalidad casi divina. Por ahora la posibilidad es mínima, pero la cuestión Humana podría desembocar en una severa ruptura en Fuente, incluso arrastrar a una guerra civil en la Vía Láctea. La Asociación de los Nueve se disolvería creando dos facciones principales. Un bando sería liderado por los intereses de Kisura y el otro liderado por los intereses de Dagan, un choque destructivo de proporciones inimaginables. La decisión o veredicto de Nac es sumamente sensible y debe cumplir escrupulosamente los dictados que establecen las leyes para estos casos tan excepcionales.

* * *

Continuar lectura en capítulo II:  Isabel y la carta de Nac

_   .   _

Esta novela continúa gracias a las primeras lecturas

domingo, 3 de julio de 2016

El secretario general imaginario

Ejercicio imaginativo de una mente ciudadana

Necesito imaginar. Proyectar el futuro que creo posible comenzar a construir desde esta época actual de la política democrática. Así imaginaré frases que me encantaría oír al secretario o coordinador general del partido político que voto o desearía votar. Trozos de discurso con los que me sentiría identificado. Porque soy de esos ciudadanos que no poseen ideología definida y ninguna de ellas logra identificarme plena y políticamente. Tan sólo la democracia, entendida como directa o mixta (sabiamente mezclada con la democracia representativa), logra mi promesa de fidelidad.