jueves, 6 de octubre de 2011

SUEÑO A CIUDADANÍA

Pienso ocupar este espacio relatando un sueño que nunca tuve, pero que me gustaría tener. Recordar una mañana haber soñado la siguiente historia debe de ser maravilloso para un demócrata algo sentimental como yo. Aunque más que sentimientos creo que se trata de lucidez pública. Este sueño, relato o historia viene inspirado por una preocupación o duda que siempre he tenido, porque jamás he podido comprender el porqué de la poca importancia pública que se concede a la obtención de la ciudadanía democrática y al propio conocimiento de las máximas leyes establecidas para la Ciudadanía.

Celebramos cuando nuestros hijos hacen la 1ª Comunión (o 1ª Confesión ante la respectiva religión), celebramos cuando se gradúan en la Enseñanza Básica, en la Media y en la Superior. Celebramos cuando nuestros hijos pueden ser ya padres. Su primer trabajo. También cuando se comprometen en matrimonio y, posteriormente, se casan. Celebramos cuando los hijos nos dan nietos. Celebramos muchos eventos en relación con nuestros hijos, pero: ¿olvidamos alguna celebración importante?.

Porque ocurre que debido al valor, esfuerzo, dolor, sangre y gloria de muchos/as Ciudadanos de la Libertad, afortunadamente, existe hoy en día la CIUDADANÍA DEMOCRÁTICA, que es concedida, con plenos derechos y obligaciones, a nuestros hijos cuando cumplen 18 años y obtienen la mayoría de edad (derecho al voto). Por esto quiero soñar que cada semestre en la Plaza de la Mezquita (lugar importante del municipio donde vivo) se reúnen las autoridades municipales, junto a los jóvenes que durante dicho semestre han cumplido 18 años, también sus familiares y todo el público que desee. Imagino soñar a las autoridades en el escenario, a los jóvenes (unos cincuenta) sentados frente al escenario en sillas individuales mientras los familiares y público permanecen alrededor. Entonces, en mi sueño, el alcalde o alcaldesa se levanta y pronuncia un discurso parecido al siguiente:


Nuevos Ciudadanos y Ciudadanas de Benalmádena, hoy es un día grande para vosotros/as. En este momento la Comunidad Democrática adulta de vuestro municipio reconocemos en voz alta que sois conciudadanos nuestros con plenos e iguales derechos que nosotros. Hoy sois hombres y mujeres libres en la Democracia establecida, sois ya mayores de edad, plenamente adultos. Ya nadie hablará o firmará por vosotros si no queréis, ya no tenéis tutores, ahora vosotros mismos sois vuestros propios tutores. Hoy nosotros y nuestras leyes os concedemos la “llave” que abrirá la Democracia de gobierno en vosotros: el Derecho al Voto. Bienvenidos/as al Gobierno del Pueblo, ya sois “Uno” con nosotros.

Vuestra ciudadanía general descansa en vuestro empadronamiento, por ello nosotros decimos que hoy, además de ciudadanos municipales, os convertís también en ciudadanos malagueños, ciudadanos andaluces, ciudadanos españoles (donde reside la Soberanía) y ciudadanos de la Unión Europea. De todas estas ciudadanías o sus niveles sólo la soberana es la que nos otorga las Leyes Fundamentales (Constitución Española) donde descansa nuestra Democracia y es regulada nuestra libertad, derechos y obligaciones. Es el mayor tesoro legal que tenemos y su fuerza radica en que ninguna otra ley, proceda de donde proceda, puede contradecir a ningún Artículo de la Constitución del Reino de España. A partir de hoy sois “co-soberanos” de España, porque parte de su Soberanía os corresponde por derecho legítimo y hoy se os entrega.

En este día tan especial he de recordar en mayúsculas que LA CALIDAD DE LA CIUDADANÍA ES OTORGADA POR EL GRADO DE CONOCIMIENTO DE LAS LEYES QUE LA REGULAN. Por ello no os podemos nombrar “Ciudadanos/as” sin que os entreguemos en este acto los textos completos de la Constitución Española, además de un resumen de las leyes municipales, autonómicas y de la Unión Europea (y aquellas otras reconocidas internacionalmente como la Carta Internacional de los Derechos Humanos). Debéis guardar estas leyes siempre con vosotros y cuando progresen ponedlas al día, porque si las desconocéis también desconoceréis a vuestra propia ciudadanía. Y para contribuir a no olvidar, también se os entregará una copia de este Discurso a cada uno de vosotros. Además de todas las direcciones de Internet relacionadas con este evento ciudadano.

Antes de finalizar quiero felicitar y aplaudir desde aquí a los tutores que habéis tenido hasta ahora por la excelente labor realizada. También creo justo recordar la memoria de los ciudadanos y ciudadanas que nos han abandonado por defunción en los últimos meses. En cierta manera vosotros recogéis el “testigo” de ciudadanos que fueron antes que vosotros. Ciudadanos del pasado que quizás no lo hicieron muy bien, pero tampoco lo hicieron muy mal, la prueba es la libertad ciudadana que hoy estrenáis. Esos ciudadanos del pasado me enseñaron algo muy importante: “somos ciudadanos antes que contribuyentes y muy por encima de nuestra identificación como consumidores”. Si fuéramos consumidores antes que ciudadanos la civilización se convertiría en “ganadería”. Desde aquí, nuevos/as ciudadanos/as, os pido y ruego que no consintáis nunca que las comunidades democráticas públicas se conviertan en un mero “mercado de consumo” donde la mayoría de los individuos sean desconocedores de sus ciudadanías.

Ciudadanas y ciudadanos, desde vuestra infancia la cultura os ha mostrado en muchas ocasiones el culto al individuo, a la competitividad, a ser o tratar de ser los primeros y que los últimos son siempre “los perdedores”. Ahora estamos en otro lugar de la cultura, aquí no hay primeros ni últimos, cualquiera de vuestros votos es igual y tiene exacto valor que el voto del Presidente del Gobierno: ¿comprendéis ahora la grandeza que hoy se os transmite cuando os reconocemos y nombramos “Ciudadanos Democráticos de Benalmádena”?.

Que siempre podáis disfrutar de esta Ciudadanía Democrática que hoy estrenáis.

Gracias.

4 comentarios:

  1. Ha sido para mí un enorme honor que @fubeda haya contestado a este texto en su recién abierto blog titulado: "Por el placer de discutir".

    http://placerdiscutir.blogspot.com/2011/10/por-el-placer-de-discutir-con.html?showComment=1318072810940#c6272327768872471140

    Y en el siguiente mensaje colocaré el texto de su respuesta.

    ResponderEliminar
  2. (Respuesta de @fubeda)

    Estimado Nick:

    He abierto una cerveza helada para leer y empaparme del contenido del blog en el que me citas. Se mezcla una sensación de sorpresa, curiosidad y gratitud. Tras su lectura he decido crearme un blog aunque sea para disfrutar debatiendo contigo.

    El sueño es bonito. Imagino que cuando te defines como romántico es por la enorme confianza que tienes en el poder transformador de las instituciones y sus actos. Yo soy mucho más escéptico, pero eso no significa que esté en lo cierto.

    Creo que cuando planteas la dicotomía entre persona/ consumidor identificas perfectamente cual es el gran problema. Estamos en una sociedad en la que existe un enorme desequilibrio entre ambas realidades, el mercado gana la batalla día a día, en un proceso constante de deshumanización de la vida. Luchamos por cosas inutiles, por el simple placer de tener más. Nos identificamos con los objetos. Nos olvidamos de lo esencial.

    Desde el momento en el que el consumidor domina a la persona, toda nuestra realidad puede estar dominada por el marketing. Lo que plantea una vieja pregunta no resuelta ¿las empresas atiende a las necesidad del cliente o las crea? Posiblemente sea una mezcla de ambas cosas, pero lo que está claro es que como consumidores determinamos en mayor o menor medida la oferta.

    Como consecuencia de ello, tenemos una oferta televisiva muy condicionada por el mercado, es decir por lo que nosotros demandamos. A tenor de la parrilla: morbo, cotilleo, fútbol.... con un nivel de superficialidad escalofriante. Pero es lo que nosotros como consumidores elegimos (con un cierto grado de libertad).

    La política se ha convertido en la oferta de un producto, muy complejo que debemos simplificar a unos niveles irritante, para que una sociedad acostumbrada a la no complejidad lo compre. Además, esta sociedad compuesta por consumidores, no sólo condiciona la elección de los políticos sino sus actuaciones posteriores.

    El mercado controla toda nuestra vida y gradualmente incorpora a nuestros hijos en su único axioma, tener más en mejor que tener menos. La persona insaciable, la persona que sacrifica todo por la adquisición de bienes inútiles.

    La crisis que estamos viviendo significa el empobrecimiento objetivo de Europa en general y de España en particular. Por ello, creo que es importante que se aproveche este momento, en el que muchos egos encumbrados por una realidad transitoria, aprendan a necesitar menos, a compartir más, a besar más, a tolerar la diferencia, a disfrutar con la complejidad, a aprender de la derrota, a llenar la vida de sonrisas, a fundirte con la madre naturaleza...

    Sólo este tipo de valores pueden colocar al mercado en el sitio que le corresponde. Un mecanismo excelente para la asignación de recursos y por tanto para las ganancias de eficiencia, pero que destruye a la persona cuando se convierte en la guía de su vida.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Ante una taza de café con leche muy caliente paso a responder tu post. Yo tampoco estoy muy puesto en interiores informáticos, pero al menos puedo subir texto e imágenes a un blog, con ello me conformo porque ello ya representa un universo de posibilidades para un ciudadano soñador como yo.

    Cuando me defino como romántico antes este "sueño a Ciudadanía" en realidad es una metáfora de protesta, casi una llanto de impotencia. Porque es lógica pura que ciudadanos democráticos den la bienvenida a los nuevos/as ciudadanos/as cuando cumplen 18 años o la mayoría de edad, es decir, la ciudadanía plena y el uso del voto democrático. Se hace en las nuevas graduaciones o titulaciones democráticas a los nuevos graduados, titulados o licenciados, por lo tanto queda como ilógico que no se efectúe ante la mayor "graduación" de todas a nivel público, la plena ciudadanía. Y no sólo es una plenitud política, también jurídica y legislativa, además de ética y económica (con 18 años ya puedes abrir una cuenta bancaria sin permiso de nadie, por ejemplo).

    Así creo que podemos ser escépticos ante el ánimo evolutivo de los "prehistóricos" políticos, pero no ante la lógica pública. Creo que podemos estar muy seguro de ella, ya que ningún político democrático tiene la "valentía" y lógica suficientes para rebatir este "sueño a Ciudadanía" y sólo les queda el silencio... o la mentira, decir que está a favor, incluso incluirlo en sus camapañas electorales, para que luego quede en agua de borrajas.

    Todas las especies vivas, salvo homo sapiens, viven para la economía y la reproducción. Entendiendo como economía el suministro de alimentos, por ejemplo cuando las hormigas recolectan alimentos en verano para poder sobrevivir en invierno. Así existe una perspectiva donde, por ejemplo, las estrategias y tácticas de los grandes depredadores son estrategias y tácticas económicas. Si el tigre acecha y ataca con el viento de frente es, en esta perspectiva, una estrategia económica. Si existen manadas de hervíboros o de aves que todos los años emigran también son estrategias económicas.

    Incluso la reproducción es, en gran parte, una medida económica. Por ello no me asusta que homo sapiens sea una especie básicamente económica, lo que sí me asusta y preocupa es que no alcance una economía acorde a su altura evolutiva. Así entro en la frontera ente consumo y consumismo, el consumo es necesario, el consumismo no. Siguiendo con el anterior ejemplo o comparación, si las leonas cazan cebras lo hacen por consumo y nunca se exceden con su poderosa fuerza, pues si cazaran por consumismo desparecerían las cebras. Por lo tanto, al menos para mí, el consumismo es un exceso injustificado del consumo.

    (sigue)

    ResponderEliminar
  4. Como bien dices: " Luchamos por cosas inútiles, por el simple placer de tener más". Y acto seguido planteas una cuestión esencial "¿las empresas atiende a las necesidad del cliente o las crea? ". Creo que en todos los sectores económicos, incluso en las mismas empresas, unas veces atienden necesidades y otras veces las crea. Por ejemplo, ahora que todavía está reciente el fallecimiento de Steve Jobs, ¿qué necesidad tenemos del Iphone5 si ya con el Iphone4 cubrimos nuestra necesidad de comunicación portátil o móvil y cómoda desde cualquier lugar?. A partir de aquí se abre una cuestión mayor que es o son los cauces ideales de la evolución mental que diferencia a homo sapiens del resto de las especies vivas.

    Para no extenderme demasiado voy directo a afirmar que la Ciudadanía carece de "mercado", no hay oferta y demanda, sólo un voto cada cuatro años. El mercado económico sapiens es claro, le da igual nuestro nivel cultural, sólo le interesa nuestro dinero. Y sólo por extrema necesidad reserva la función cultural de unos pocos individuos que se traduce en especialidades involucradas en el I+D, pero no es por generosidad, sino por la necesaria competencia entre las empresas. Y también por ello el mercado instruye a la mano de obra o asalariados, porque todavía son necesarios para la empresa que, sin la figura de trabajadores no existirían.

    Pero atención a ese "todavía", porque cuando la empresa no necesita trabajadores (o sólo muy poquísimos trabajadores), como las empresas dedicadas a la financiación ya pasa de la educación destinada a la formación de trabajadores (en realidad casi toda la educación pública o privada de hoy en día es destinada a ello). Cuando, por ejemplo, las empresas automovilísticas puedan extraer metales, fabricar plásticos, construir automóviles y venderlos por internet a través de robots... la población sapiens se reducirá drásticamente... a no ser que la figura del consumidor lo frene.

    He aquí, para mí y ahora, la gran cuestión para la proyección evolutiva de la actual economía sapiens: ¿cómo pueden existir productores sin existir consumidores?, ¿cómo alguien puede gastar dinero si no tiene dinero para ganarlo?, ¿cómo puede sobrevivir la oferta a una falta de demanda?. Si el Mercado, en definitiva quien gobierna a sapiens, educa a una reducidísima élite para I+D y a una mayoría como mano de obra cualificada, ¿cómo sobrevivirá sólo con I+D...

    Huy, creo que me está quedando este comentario muy extenso y estoy dejando muchos cabos sin atar, y lo peor: me estoy alejando de tu texto. En definitiva no sólo creo que existe una "guerra" económica mundial entre Europa, China, el sudeste asiático, EEUU, Japón y otros, sino que también existe una "guerra" civil en la propia economía sapiens. Y afortunadamente creo que no sólo se solucionará con una contundente respuesta económica, sino ciudadana. La economía ya no da más de si para contribuir a la evolución mental de homo sapiens y ojalá pronto se dé cuenta que debe educar también para la Ciudadanía, sino, tarde o temprano, sólo unos pocos humanos vivirán en la Tierra vestidos como astronautas o en bunkers impermeables.

    Bueno, ya seguiré hilando más tarde.
    ;-)
    ciudadanoNick

    ResponderEliminar