lunes, 16 de enero de 2017

Astrofilosofía

Rebelde con pausa

Desierto del Namib, el más viejo del mundo

Dicen las fotos que hablan. No es nuevo, muchos lo sabemos desde hace tiempo. Más que hablar, dicen. No siempre dicen lo mismo. Una misma foto puede decir algo en un momento y en otro momento decir otra cosa diferente. Cambian de "opinión" porque cambiamos nosotros o nuestros momentos. No es necesario mucho tiempo. En un mismo día y con un estado de ánimo determinado una foto puede decir una cosa y por la noche decir otra diferente porque el ánimo haya cambiado.



Y las fotos son como las pinturas artísticas, hay cuadros buenos y hay cuadros mejores. Existen fotos excepcionales que sientan excelencias. Los artistas las buscan. A veces El Albumcito Hablador debe ver mil fotos para hallar una excelencia. Y si no la halla busca detalles excelentes dentro de las fotos. ¿No son acaso las fotos pausas, detalles o recortes de momentos reales donde siempre queda fuera el resto del Todo o del Infinito, donde ciertos instantes son detenidos entre un tiempo que no cesa?

Hoy he encontrado una foto así entre las muchas que he realizado últimamente. Desde que la vi supe que era excepcional y, a la vez, una invitación a saber porqué. Apareció en la pantalla sin título, sólo con números entre los que indica la fecha: 2017-01-14-20175. Ahora, ante la mirada lectora, la siguiente pausa o foto tendrá un título de letras y será la última palabra de este post.



Primero sentí... Perdón, primero la foto me "dijo" que podía haber sido tomada en cualquier sitio, incluso en otro planeta. Menos mal que la hice yo, sino hubiera cabido la posibilidad de estar ante una imagen extraterrestre. Por qué no, aquel blanco desenfocado podía ser un interior o exterior en cualquier parte. Después de pensar en el entorno me fijé en "él o ella", me di cuenta que todo el entorno está ahí para iluminar y señalar como protagonista a la planta vegetal. El cactus o la Vegetación, él o ella, el individuo vivo que es o la colectividad viva que también es.

Observé detalladamente el cactus y viendo sus púas o pinchos me puse a pensar en cabras. Deduje que las púas son defensas ante herbívoros mientras el cactus crece y desarrolla recursos para su reproducción. La pequeñas hojas que brotan en la cúspide me hicieron pensar en esa parte joven que siempre llevamos, atrevida y frágil, pero también capaz de impulsar acciones o movimientos con poderosos resultados. En definitiva las púas del cactus son un recurso de defensa inteligente... Ante animales que no utilizan cuchillos, tijeras o tecnología parecida. Cualquier humano, como animal inteligente, podría cortar las púas y cocinarse el cactus, pero, ¿la Inteligencia humana o cerebral es más poderosa que la inteligencia de la naturaleza viva de este planeta?

Siempre que observo detenidamente a la Evolución me doy de bruces con una inteligencia extraña, quizás porque yo sea agnóstico. Y digo curiosamente extraña porque en realidad es de lo más natural del mundo, al menos de este mundo. Desconozco dónde se aloja esta inteligencia expresada por la Evolución. Parece que no reside en un cerebro, pues la Evolución existe antes que los cerebros; es más, los cerebros son resultados de esta inteligencia "extraña" de la Evolución. No proviene de cerebros... A no ser que haya sido ejercida o iniciada a distancia, pudiendo estar alejada tanto en espacio como en el tiempo.

Imagino que si fuera inteligencia cerebral la autora lejana de esta Evolución en la Tierra, habría sido a través de un programa independiente alojado y ejecutado por una o varias células. Es decir, una vez creado y puesto en marcha ya no sería necesaria otra intervención de la inteligencia creadora. ¿Acaso existe mejor forma de sembrar vida en el Cosmos? Pero, ¿alguien siembra, sembró o querrá sembrar vida por el Cosmos? Imagino a un poderoso "jardinero" galáctico lanzando vida a todo sistema estelar al que puede llegar. Sin prisas, con mucho tiempo por delante. Pero por qué, ¿por capricho?, ¿con lógica justificada?, ¿rebeldía?... ¿con pausa? Si esta foto es capaz de llevarme a tales cuestiones y reflexiones, se llamará: "Astrofilosofía".
:-)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada